Platos fuertes
Dejar un comentario

Pipian verde (v2)

Hoy pipián verde!

Cuando yo me casé, llegué con un repertorio de recetas sencillas para hacer de comer, y la verdad es que esos platillos al día de hoy siguen siendo de mis favoritos, pero como las estábamos comiendo tan seguido decidí que tenía que salir de mi zona de confort y hacer cosas nuevas.

Este pipián verde fue de las primeras cosas que hice para salir de la rutina, y debo confesar que al principio yo no sabía que estaba haciendo pipián.  La primera vez que la hice fue con un lomo, y cuando mi esposo me preguntó que había de comer, yo dije “lomo en salsa verde”.

Pipian_verde_1

La verdad, a mí me encantó mi lomo en salsa verde, y lo llegué a hacer para comidas con mi familia porque es delicioso.  Fue hasta hace un par de años que vi a un chef hacer una receta muy parecida que descubrí que lo que estaba haciendo era un pipián…¡Pipián! y no solo eso; la técnica que yo estaba utilizando no era la mejor para preparar este tipo de mole, jaja.

Pipian_verde_3

Entonces, ya aprendida la receta y sabiendo su verdadero nombre, decidí cambiar algunos ingredientes y ahora sí seguir la técnica adecuada.  Al final quedó una versión que, como casi todas las recetas que les comparto, es  facilita y generalmente la hago en media hora de principio a fin.

¡Que la disfruten!


Pipián verde con pollo

 Para 3 a 4 personas

 INGREDIENTES

  •  1     chile poblano grande
  • 10   tomates verdes o tomatillos
  • 1/4 de cebolla
  • 1     diente de ajo pelados
  • 1/2 taza de agua
  • 10   ramitas de cilantro
  • 3/4 taza de pepitas de calabaza crudas y sin sal
  • 1/2 a 1   taza de consomé de pollo
  • 2   cucharadas de aceite vegetal
  • Sal de mar o flor de sal al gusto
  • La proteína de tu preferencia, pueden ser 4 piernas con muslo, o dos pechugas o incluso lomo de cerdo en medallones. Yo estoy utilizando pechugas.

 Adicional: Una bolsa de plástico

 PROCEDIMIENTO

  1. Poner a asar el chile poblano.  Yo lo hago directamente en la flama del quemador de la estufa, pero puedes usar un comal.  Gira el chile conforme se vaya quemando, y cuando ya esté  completamente negro ponlo en la bolsa de plástico y déjalo ahí de 10 a 15 minutos.  Después, sácalo de la bolsa, retira toda la piel quemada, separa las venas y las semillas y reserva.
  2. Poner en una ollita los tomates verdes, la cebolla, el ajo y el agua a hervir.  En cuanto suelte el hervor apaga el fuego y deja de lo tomates se cuezan con el calor restante.
  3. En un sartén o comal, poner a tostar las pepitas de calabaza, las pepitas van a comenzar a tronar con el calor.  Vas a saber que están listas cuando estén todas infladitas. Cuidado de no quemarlas.
  4. En la licuadora poner, el chile poblano, los tomates, la cebolla y el ajo cocidos junto con 2 o 3 cucharadas del agua de cocción, el cilantro,  y las pepitas de calabaza asadas, y licuar, ve agregando poco a poco el consomé de pollo hasta que tengas la consistencia adecuada.  Vas a dejar en la licuadora por aproximadamente 5 minutos o incluso más, hasta que la salsa quede de un solo color y se vea tersa.  Yo lo hago así para no colarla.
  5. En una sartén alta agregar el mole.  Vamos a dejarlo ahí, moviendo constantemente hasta que el mole cambie de color y se empiecen a ver unas líneas de aceite en la superficie, eso indica que ya está listo.
  6. Servir sobre las piezas de pollo o carne de tu elección.

A DISFRUTAR!!

Se acompaña generalmente con arroz blanco y tortillas, yo también agrego unas verduras al vapor, aquí ya es a tu gusto.

Pipian_verde_2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s