Salsa roja asada

Hoy les traigo la receta de la salsa que nunca puede faltar en casa, siempre que se termina hago de nuevo, y es nuestra favorita.

DSC_0015_008

Las salsas mexicanas por mucho tiempo fueron todo un tema para mí, porque me tardé en que me salieran, y la verdad es que no son algo complicado de hacer, pero tienen un no sé que, que, que sé yo, que tengo la firme idea de que hay que desarrollar el toque para que te salgan.  Al día de hoy ya tengo varias en mi repertorio, y hace poco uno de ustedes me pidió receta de salsas, y me quedé pensando que como no se me había ocurrido compartirles algo que para muchos es un básico en el refrigerador, como para nosotros, porque no sé ustedes pero si en casa hay salsa, se vuelve mucho más fácil decidir que comer.

Así que la salsa de hoy es una salsa “roja” asada, es de verdad a la que generalmente recurrimos y la que el día de hoy más nos gusta.  La usamos para acompañar, huevitos, chilaquiles, frijoles, quesadillas, la comida del día, etc, etc.

DSC_0004_006

Espero que ustedes también la hagan y la disfruten muchísimo, y me cuenten que les pareció, o cuál es la salsa que no puede faltar en sus casas.

Provechín


Salsa roja asada

Para 2 tazas de salsa aproximadamente

INGREDIENTES

  • 3 jitomates roma o saladet que estén maduros
  • 4 a 5 tomates verdes medianos, tomatillos, tomate fresadilla
  • 1/4 de cebolla morada
  • 2 chiles serranos o la cantidad que tu prefieras sin el rabito
  • 1 diente de ajo sin pelar (este último es opcional, a mí en lo personal no me gusta el sabor, por eso no lo agrego, pero si a tí si, adelante)
  • Sal de mar, al gusto.

PROCEDIMIENTO

  1. En un comal caliente (de preferencia de barro) pon a asar los jitomates, los tomates, la cebolla, los chiles y el ajo, a fuego medio durante 20 a 30 minutos.  Hay que estar girando los jitomates, los tomates y los chiles para asegurarnos que se asen parejo por todos los lados.  Cada que un lado se ponga quemadito, hay que girarlo.  Hay que tener especial cuidado con el ajo, ya que se asa muy rápido, y si se quema puede amargar la salsa.
  2. Una vez asadas todas las verduras, vamos a preparar la salsa.  Para esto hay dos opciones.  La primera es utilizar el molcajete, entonces, colocamos primero, la sal y el ajo (pelado), y molemos todo muy bien hasta que quede una pasta, después agregamos la cebolla, hasta que se integre, luego los chiles, y por último los jitomates y los tomates, estos hay que agregarlos uno por uno, y hay que tener cuidado porque explotan y salpican todo.  Una vez terminado, rectifica la sazón, si le llegara a faltar sal, hay que agregarla.
  3. La opción 2 es utilizar la licuadora, para esta opción, agrega todos los ingredientes en la licuadora (recuerda pelar el diente de ajo).  Después agregamos la sal, y comenzamos a licuar con la velocidad más bajita, y así la subes poco a poco, no le subas toda la velocidad para que te quede una consistencia como de salsa martajada en molcajete.
  4. Sirve

DSC_0012_007

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s